29 de enero de 2010

Para bibliotecarios y documentalistas

Gracias al enlace que recientemente nos ha hecho llegar Carlos Soria, hemos descubierto esta interesante revista de la que desconocíamos su existencia. Se trata de Documentación, editada por la Fundación Ciencias de la Documentación. El primer número de esta revista corresponde a septiembre-octubre de 2007, y el último número que se ha publicado ha sido el 15, de enero-febrero de 2010, de cuya portada es la imagen que incluimos.

Como su nombre indica, Documentación trata diversos temas que resultarán de interés tanto para bibliotecarios como para documentalistas. A través de la página web de la Fundación Ciencias de la Documentación es posible acceder, de manera totalmente gratuita (al menos de momento), al histórico de ejemplares de la revista que han sido publicados hasta ahora.

El contenido de este número 15 incluye lo siguiente (indicamos página / sección / título):
  • 3 / Editorial / Mª Auxiliadora Martín Gallardo
  • 4 / Entrevista / John Teskey (Canadá)
  • 6 / Formación / Las unidades de información en el contexto de la transparencia y el acceso a la información pública
  • 7 / Entrevista / Andreas R. Brellochs (Suiza)
  • 10 / Noticias
  • 21 / Artículo / Los archivos judiciales: fuente para la investigación histórica. Jorge Núñez Chávez (México)
  • 26 / Artículo / La lectura y las tecnologías de información y comunicación. Diego Santana Zúñiga (México)
  • 31 / Entrevista. Jorge Gagliardi (Argentina)
  • 37 / Reflexiones de un presidente / Ley 20.285, de acceso a la información pública en Chile
  • 40 / Entrevista / Alfredo Urdaci (España)
  • 43 / Artículo / Paradigm of Library Management and its services. P. Jeevanandam (India)
  • 49 / Entrevista / Assupmta Serna (España)
  • 54 / Corresponsal Uruguay / Distinciones honoríficas. Vilma Castro (Uruguay)
  • 66 / Eventos / 2º Seminario Internacional de la transparencia a los archivos: el derecho de acceso a la información. Alan Enrique Ramírez (México)
  • 71 / Firma seleccionada / Las personas no son lo importante. Javier Martínez Aldanondo (Chile)
  • 74 / Software documental / Prometeo
  • 75 / Lecturas profesionales
  • 76 / Internet
  • 80 / Corresponsal Bolivia / Perspectiva, memoria social de la "década perdida". Luis Oporto (Bolivia)
  • 84 / Pasatiempos
  • 87 / Humor / Kill Rates

27 de enero de 2010

Cuadernos germánicos (II): Nuremberg

Miércoles 19 de agosto de 2009. Suena el despertador a las 6'30 de la mañana y nos levantamos con dolor de espalda, de riñones, de cervicales y de todo. Es que la cama que hay en casa de Mapi es muy pequeña y nosotros, precavidos, nos hemos llevado como parte del equipaje un magnífico (jajaja) colchón RestForm para dos. Nos separan 259 kilómetros de Nuremberg, así que salimos de Maguncia sobre las 7 de la mañana, después de un buen desayuno para empezar el día con energías.

Por temas de logística, horarios y demás, lo que nos viene mejor para empezar la visita a Nuremberg es ir en primer lugar a recorrer las instalaciones de lo que en tiempos era la sede de las concentraciones del partido nazi (Reichsparteitagsgelände), que están a las afueras de la ciudad, exactamente a unos 4 kilómetros del centro histórico.

Zeppelin Tribune
Este lugar es un complejo enorme, ya que estas instalaciones eran las que utilizaban los nazis para sus congresos anuales, en los que se llegaban a reunir bastantes personas. Las instalaciones, como muchas otras zonas de la ciudad, fueron destruidas durante los bombardeos de 1945, pero lo que aún queda en pie sirve perfectamente para hacerse una idea de lo grandioso que pretendían que llegara a ser; este sitio creo que no dejará indiferente a nadie.

Destaca en el complejo su Dokumentationszentrum (centro de documentación). La entrada cuesta 5 euros, en los que está incluida la audioguía (disponible en varios idiomas, entre ellos español), y el horario de apertura es de 9 a 18 de lunes a viernes, y de 10 a 18 sábados y domingos. Los interesados en todo lo referente a la Segunda Guerra Mundial, en especial en Alemania, no se lo deben perder.

Sede del tribunal de los juicios de Nuremberg
La visita al Reichsparteitagsgelände y a su Dokumentationszentrum nos lleva nada menos que tres horas (menos mal que habíamos decidido madrugar y a las 9 de la mañana ya estábamos entrando allí), y después de salir nos dirigimos a la sede del tribunal de los juicios de Nuremberg, cuya dependencia más famosa es la sala 600 (Schwurgerichtssaal 600), donde tuvieron lugar los juicios de Nuremberg contra los criminales de guerra nazis. Tenemos que conformarnos con ver el edificio únicamente por fuera, ya que los circuitos guiados sólo se hacen los sábados y los domingos, que son los únicos días en los que el tribunal es accesible al público en general.

Tras echarle un corto vistazo al edificio, nos dirigimos hacia el centro histórico y buscamos un sitio donde dejar el coche, ya que el resto de la visita la haremos a pie. Aparcamos muy cerca de Marktplatz y, guía en mano, nos disponemos a empezar nuestro recorrido turístico por el casco histórico de Nuremberg.

Iglesia de San Sebaldo
Lo primero que nos encontramos al salir del aparcamiento es una de las muchas iglesias que hay en la ciudad, concretamente la St Sebalduskirche (iglesia de San Sebaldo), que es la más antigua de todas ellas, y que data del siglo XIII. Su exterior está lleno de esculturas religiosas muy ornamentadas, y tiene un altar de bronce dedicado a San Sebastián.

Muy cerca de St Sebalduskirche, siguiendo las indicaciones hacia la Rathausplatz, nos encontramos con el edificio del Altes Rathaus (ayuntamiento antiguo), enorme y de estilo renacentista. En su interior tiene una cárcel medieval, pero decidimos no visitarla porque ya tenemos previsto ir al Museo Medieval del Crimen de la ciudad de Rothenburg, unos días después. El ayuntamiento se puede visitar de 10 a 16'30 de martes a domingo (de abril a octubre) y de 10 a 16'30 de martes a viernes (de noviembre a marzo); el precio de la entrada es de 2 euros.

Frauenkirche
A la derecha del Altes Rathaus nos encontramos la Hauptmarkt, que es la plaza principal del casco antiguo, en la que suelen tener lugar los famosos mercados. Destaca en esta plaza la Schöner Brunnen (fuente hermosa), con 40 esculturas de figuras alegóricas. Todo el conjunto está pintado en dorados y colores un poco chillones. Presidiendo la plaza se encuentra la Frauenkirche (iglesia de Nuestra Señora), también conocida como Pfarrkirche Unsere Liebe Frau. Es de estilo gótico, del siglo XIV, y fue construida expresamente para guardar las joyas de la corona de Carlos IV.

Dejamos atrás Hauptmarkt y subimos una cuestecilla, la de Burgstrasse, bastante pronunciada (bueno, o era pronunciada o es que yo estoy en baja forma, porque llegué arriba del todo con la lengua fuera; y el caso es que una vez arriba, tampoco parecía que fuese para tanto). Paramos un momento en una explanada que hay, con unos cuantos arbolitos, para coger un poco de aire (sobre todo yo) y echarnos unos tragos de agua.

Kaiserburg
Junto a la explanada hay un camino de tierra que nos lleva hasta la misma entrada del Kaiserburg (castillo imperial), que se empezó a construir en el siglo XII. La visita al castillo (que se puede hacer de 9 a 18 de abril a septiembre, y de 10 a 16 de octubre a marzo) incluye entre otras cosas los aposentos del kaiser, la Sinwellturm (torre Sinwell), el Tiefer Brunnen (pozo profundo) y el Kaiserburg Museum (museo imperial).

La entrada sencilla vale 5 euros; si se incluye el museo, 6 euros; y si sólo se quiere visitar el pozo y la torre, 2 euros. En su parte sudeste, el castillo tiene unos jardines con unas vistas preciosas sobre la ciudad; la entrada a los jardines es gratuita, y es lo único que visitamos nosotros. Después me enteré de que en alguna parte del castillo hay un pozo con una bandera de España, por lo visto de la época de Carlos I, pero nos quedamos sin verla; aunque siempre está bien dejarse cosas, así tienes excusa para volver.

Albrecht-Dürer Haus
Como todos los castillos, el de Nuremberg no podía ser menos y está situado en la parte más alta de la ciudad, así que para seguir viendo cosas nos ahora toca ir callejeando cuesta abajo. Nos dirigimos hacia Albrecht-Dürer Strasse, donde se encuentra la Albrecht-Dürer Haus (casa de Alberto Durero). Tenía muchas ganas de ver la casa de este pintor, pero al final nos quedamos en el vestíbulo porque me llevé una desilusión enorme cuando leímos en la entrada que en la casa no se conserva ni uno solo de sus cuadros originales... De todas formas, para los interesados, decir que hay una visita guiada en la que quien enseña la casa es una persona caracterizada como Agnes, la esposa de Durero; la pena es que esta visita la hacen sólo en alemán...

Puente de Carlos
Como ciudad medieval, Nuremberg está amurallada; alrededor de esta muralla se conservan algunas torres, entre las que destacan la Weisser Turm (torre blanca) y la Neutor Turm (torre Neutor). Por último, vamos andando desde uno de los famosos puentes que cruzan el río Pegnitz (Henkersteg o puente del ahorcado) hasta el otro (Karlsbrücke o puente de Carlos).

Nuremberg ha supuesto una grata sorpresa. Como la primera impresión que nos llevamos de la ciudad fue la sede de las concentraciones del partido nazi, formada por esas construcciones gigantescas, no esperábamos que el centro histórico fuera tan diferente, ni tan sorprendente, ni tan medieval. Ahora nuestros pasos se dirigen hacia Bamberg, de la que nos separan 62 kilómetros.

25 de enero de 2010

Tanto trabajo para aprender a leer...

Un compañero (José Luis García) nos pasa el siguiente texto:

Sgeún etsduios raleziaods por una uivenrsdiad ignlsea, no ipmotra el odren en el que las ltears etsén ecsritas; la úicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esétn ecsritas en la psioción cocrreta.
El retso peude etsar ttaolmntee mal y aún pordás lerelo sin pobrleams, pquore no lemeos cada ltera en sí msima snio cdaa paalbra en un contxetso.
¡Presnoamelnte, esto me preace icrneílbe! ¡La ptua mrade que lo pairó! ¡Tnatos aoñs de colgeio a la mrieda!

Así que tanto esfuerzo desde pequeñitos para aprendernos eso de "la m con la a, ma; la n con la o, no; y ahora todo junto, ma-no", etc., ¡y ahora resulta que da exactamente igual el orden en el que aparezcan las letras en las palabras (menos la primera y la última, como afirma el estudio)!

Debe de ser éste el motivo por el que el cartel que os mostramos lleva tantísimos años en el mismo lugar, sin que nadie se haya dado cuenta del error: ni quienes lo encargaron, ni la empresa de cartelería, ni quienes lo colocaron en su lugar, ni mucha gente que pasa por allí a diario. Bueno, a lo mejor es que directamente lo han procesado como correcto. Sí que es increíble el cerebro humano...



Por cierto, para los curiosos, el cartel se encuentra en plena Gran Vía madrileña, en una de las esquinas que dan a la plaza de España; y la fotografía fue hecha desde la esquina contraria, junto a la salida del metro donde está el Starbucks.

23 de enero de 2010

Cuadernos germánicos (I): zarpamos

En el verano de 2009 habíamos pensado ir a Italia, pero al final surgió lo de Alemania porque nos ofrecieron alojamiento gratuito en Maguncia, a pocos kilómetros de Frankfurt. La ciudad no estaba nada mal como campamento base, porque desde allí podíamos ir a varios sitios que no pillaban demasiado lejos. Decidimos ir a ciudades que estuvieran, como mucho, a 300 kilómetros de Maguncia; si le dedicamos una jornada a cada sitio (o a un par de ellos), como tenemos previsto, más distancia se puede hacer demasiado larga para ir y volver en el mismo día.

Salimos de Madrid el lunes 17 de agosto de madrugada, ya que hemos decidido hacer una etapa lo más larga posible; así que nos chupamos nada menos que 1.427 kilómetros ese día, para llegar a Reims a pasar la primera noche del viaje. Encima no sabemos por qué, pero la mayoría de las carreteras de Francia están totalmente colapsadas y hay tramos en los que estamos parados durante bastante tiempo. Nunca un viaje se me había hecho tan largo...

Llegamos a Reims por la tarde, y nos da tiempo únicamente a dejar las maletas en la habitación de nuestro hotel, el Express by Holiday Inn (los recepcionistas, por cierto, no hay manera de que hablen en otra cosa que no sea francés...), buscar un sitio donde aparcar, subir, pegarnos una ducha rápida e irnos casi directos a dormir. Creo recordar que en el canal internacional de TVE están poniendo "Españoles por el mundo", pero lo vemos mientras cenamos algo y no recuerdo si están en Tailandia o dónde; nos vamos a dormir sin ni siquiera terminar de verlo. Después del palizón de coche, caemos como troncos.

Catedral de Notre DameAl día siguiente, martes 18, damos un pequeño paseo por Reims. Nuestro hotel está muy cerca de la catedral de Notre Dame, así que eso es lo primero que visitamos, ya que está abierta desde las 7'30 de la mañana hasta las 7'30 de la tarde. En la fachada principal del edificio hay unos andamios que afean un poco las fotos; a lo largo del viaje nos iremos dando cuenta de que ésa será la tónica principal, qué trajín...

Esta catedral se construyó en el siglo XIII y es uno de los edificios góticos más importantes de Francia. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1991. Durante la Primera Guerra Mundial sufrió algunos daños, y estuvo cerrada bastante tiempo, hasta que se reabrió en 1938 tras un tiempo de trabajos de restauración. En su interior tiene unas vidrieras bastante bonitas, aunque me sigo quedando sin dudarlo con las de la catedral de León.

Rodeamos la catedral por el parque que hay detrás, bastante bien cuidado y donde vemos a mucha gente que pasa por allí haciendo footing o paseando a su perro. Al otro lado del parque está la biblioteca municipal, cuyo edificio recuerda a un antiguo templo egipcio, y, junto a ella, el famoso Palacio de Tau, que hace las funciones de palacio episcopal y que debe su nombre a la planta de su edificio, que tiene forma de letra tau (t en griego). En este palacio se muestran algunos de los tesoros de la catedral, aunque no llegamos a entrar porque te cobran nada menos que 6'50 eurazos.

Basílica de Saint RemiPor último visitamos la basílica de Saint Remi, para lo cual cogemos el coche, ya que está algo más lejos y desde allí tenemos previsto salir directos hacia Alemania. La basílica fue fundada en el siglo VI, y su parte más antigua es la nave, de estilo románico.

Después de esta corta visita a la ciudad de Reims, seguimos nuestra ruta hasta Maguncia. La siguiente etapa del viaje son unos 450 kilómetros, nada comparado con los 1.427 del día anterior; salimos de Francia a media mañana y hacemos un alto en el camino para comer. Es una maravilla ver las áreas de servicio que hay en las carreteras; además de bancos y mesas donde comer, y aseos e incluso en algunas de ellas fuentes para lavarse los pies, casi todas tienen un montón de árboles y zonas de césped donde poder tumbarse a tomar el sol (nos hizo muy buen tiempo durante este viaje) o echarse una siestecilla. Nosotros nos limitamos a enchufarnos unos bocatas y seguir nuestro camino.

Llegamos a Maguncia sobre las 4 de la tarde, subimos los trastos a casa de Mapi, nos acomodamos y vamos al Plus que tenemos justo debajo de casa, para hacer algo de compra. Compramos entre otras cosas pan de centeno, que es muy típico de aquellas tierras y hace meses que no lo pruebo. La cajera que nos atiende tiene unas pintas de orco que dan miedo, pero al menos cuando pagamos y nos da las vueltas nos dice Tschüss (es lo único que entendemos de toda la retahíla; es realmente frustrante que te hablen en un idioma extraño del que no entiendes absolutamente nada...). Estamos bastante cansados, así que nos vamos pronto a dormir. Al día siguiente nos toca levantarnos sobre las 6 de la mañana, que a partir de las 9 nos esperan Nuremberg y Bamberg, y hay mucho que ver...

21 de enero de 2010

¿Animación a la lectura?

Supongo que esta entrada sorprenderá a casi todo el mundo tanto como a nosotras, pero al ver la fotografía que la acompaña no he podido evitar pensar en mis compañeros de carrera, sufridos bibliotecarios, a los que casi seguro que se les escapará alguna sonrisa cuando vean este impresionante documento gráfico.

Y es que, cuando estudiábamos la carrera de Biblioteconomía y Documentación, allá por la década de los noventa, teníamos una asignatura que precisamente era Biblioteconomía, y entre otras cosas, en ella nos contaban todo tipo de actividades que podían organizarse en una biblioteca para promover la lectura; lo que los bibliotecarios llamamos "animación lectora" o "animación a la lectura". Pero seguro que a la profesora que impartía esa asignatura nunca se le habría ocurrido esta actividad tan curiosa... A la prueba gráfica (cortesía de Cristina Sánchez) me remito:


Hemos intentado ampliar la foto lo suficiente como para saber cuáles son los libros que aparecen en primera fila; más que nada, nos ha movido la curiosidad de saber si serían ejemplares tan llamativos como las bragas que los acompañan. Pero aunque en las películas nadie tiene problemas para ampliar imágenes hasta el infinito y desvelar los más pequeños detalles, a nosotras nos ha resultado un poco más difícil. Sólo nos ha sido posible descifrar el título de uno de los dos libros de ese montón; se trata de Elegía en Astaroth, del gaditano Ángel García López, que con este libro de poemas fue el último ganador de la "versión antigua" del Premio Nacional de Poesía de España (que se convocó en 1973). Parece que los del tenderete "vendebragas" no están muy puestos al día; o eso, o han heredado la biblioteca del abuelo y no saben qué hacer con tanto ejemplar...

En fin, que estoy por ponerme en contacto con mi profesora para proponerle que incluya esta actividad de animación lectora en el plan de estudios de la asignatura. Porque viendo cosas así, queda claro que en la universidad no te preparan del todo para el mundo real...

20 de enero de 2010

Una "pequeña" rabieta...

Entre las muchas que cosas que todos recibimos por correo electrónico a diario siempre hay algo que nos llama la atención por encima de lo demás, que hace que, por una vez, la cadena de reenvío no se rompa con nosotros (yo soy una convencida rompecadenas de emails, pero esto que me ha llegado hoy merece la pena ser compartido).

Cierto es que no puedo informar de forma veraz del autor de este texto, pues me llegó a través de un email de un amigo a un amigo, a muchos amigos, etc etc etc., con lo cual la autoría del texto queda (para mí) en el anonimato.

Si alguien por casualidad se topa con estas líneas y reconoce el texto como suyo, por favor, estaremos encantadas de darle nombre y apellidos.

Hay conceptos que son un poco discutibles, otros que son totalmente ciertos pero, en resumen, es un universitario que está hasta las narices de cosas de las que todos estamos hasta las narices, a día de hoy.

Os dejo con el texto, sin más.


Zapatero ha anunciado que dará un portátil con pantalla táctil a cada alumno de primaria. Así, sin importarle el coste, ni que estemos en crisis, ni que para qué coño usa un crío de 10 años un portátil con internet en clase, si no es para estar en el tuenti, o si el profesor estará preparado para usar ese chisme o la asignatura, para poder impartirla de forma informática. Porque en mi universidad, de Ingeniería Industrial, tenemos suerte si el profesor tiene las transparencias de la asignatura en el ordenador. No se ha preocupado de si hay enchufes en las clases, ni del pastuzo que cuesta, ni del medio ambiente.Sólo se ha preocupado de conseguir votos, de salir en la tele, y de que seguro que de cada portátil que pagaremos entre todos, él se llevará un euro. Como hacen todos, el PSOE y el PP.

¿Por qué nadie ha dicho que eso es una soberana subnormalidad que nos va a salir por un ojo de la cara? Ni en el parlamento, ni en la televisión. Porque son todos iguales, porque lo único que les importa es lo que roban, y hacen como que discuten, pero en subirse el sueldo siempre están de acuerdo. Y ya me han tocado los cojones, ellos y quien apoya a unos o a otros.

Que ahora prohíben dar bolsas por el medio ambiente, porque esas bolsas van a la basura.. Sí señor, de hecho, las usamos para tirar la basura. Eso sí que es reutilizar las cosas. Ahora tendremos que comprar bolsas de basura, con lo que el plástico que tiraremos será el mismo. Ahora sí, pagaremos la bolsa de basura y la bolsa reusable del Carrefour.

Igual que pagamos a precio de oro la energía que se genera con las energías renovables, placas solares y molinos eólicos. Que son tan caras de construir y de mantenimiento, que si no la subvencionamos (vamos, la pagamos entre todos), no sale rentable. Que son complicadas de construir, no dan una mierda de energía, tienen una vida de pocos años, y después hay que tirarlo todo, y eso sí contamina un huevo. Porque todo el mundo que sabe un poco, sabe desde hace tiempo que la energía más limpia y más barata es la nuclear. Pero nos han comido la cabeza y nos la siguen comiendo. Porque como en La Muela , el político de turno cobra por cada molinillo.

Hoy me tiene hasta los cojones la banca, que nos ha metido en una crisis dando hipotecas de 200.000 euros a gente con un sueldo de 600 y presentando como aval un chupa chups, y ahora cierran el grifo cuando ya se han hecho de oro. Y me los tocan los gilipollas que se lo compraron, sin preocuparse de si algún día lo podrían pagar. Y los miles de interesados que han especulado con el suelo y con la vivienda. Y ahora nadie lo paga, pero todos nos echamos las manos a la cabeza.

Y el PP y la patronal proponen como medida abaratar el despido y reducir el paro. Y nadie les dice que se reduzca el sueldo su puta madre, que ellos tienen el sueldo seguro, y los otros cuando se hicieron de oro no se quejaban, pero ahora quieren que el despido les salga gratis.

Porque estoy hasta los cojones de que la SGAE y un montón de soplagaitas como el Ramoncín y el Bardem, que se dicen progresistas pero tienen su casa de lujo en Miami y su yatecito en el puerto, me cobren a mí un canon por cada CD, disco duro, móvil, MP3, impresora o por cada libro que cojo prestado de una biblioteca pública, y el Gobierno les deja porque si dices algo en contra de ellos salen hablando mal de ti, y te hacen perder las elecciones.Así que nadie les dice ladrones, que es lo que son. Que además hacen una mierda de películas que no tienen argumento, y sólo venden entradas porque sale el Hugo Silva en pelotas. Y para más huevos, una de las autoras de semejantes bodrios es la Ministra de Cultura. Tiene cojones la cosa.Resulta que el criminal soy yo, por usar internet, por poner el emule, por usarlo para decir lo que me da la gana y para buscar más información que la que me dan mascada en las noticias de las tres, que la mitad del telediario es deporte y la otra mitad el tiempo, con un par de anuncios en medio, del jefe de la cadena, camuflados como noticias.

Soy un delincuente por intentar pensar por mí mismo. Porque me quejo de que nos roben y nos toreen, y aun encima nos dejemos.

Igual que nos dejamos meter miedo, para intentarnos vender vacunas y mascarillas, diciendo que viene una pandemia mundial de gripe del cerdo, ahora gripe A. Igual que antes los mismos dijeron que venía la gripe aviar. Y qué curioso que las dos veces, quien anunció al mundo que habría millones de muertos, sea el dueño de la fabrica de las vacunas y secretario del gobierno de George Bush. Millones de dosis de un medicamento llamado Tamiflu, que por lo que se sabe ha matado a más gente de la que ha salvado. Pero todos callan, y si me fuerzas, le hacen el bombo.

Demostrando que hay idiotas en todos lados, ahora el PP ha pedido que los padres tengan que autorizar a alguien con menos de 18 años antes de que puedan hacerse socios del tuenti o del facebook. Lo que significaría que una niña de 16 años puede abortar sin pedirle permiso a los padres, y un crío de 17 asesinar a alguien sin ir a la cárcel. Pero no pueden subir sus fotos en pelotas hechas delante del espejo. Que ya de paso sirve para que las vea el chico que te gusta... y el que no te gusta, sus amigos pajeros, y todos los cerdos pederastas de internet. Porque éste es el país donde todo el mundo hace las cosas sin pensar, tengas 16 años y lleves un calentón, o tengas 50 y seas ministro.

Y mientras nosotros discutimos sobre si yo hablo catalán, o tú gallego, de que yo soy vasco y tú insular. Es mucho mejor que reconocer que somos un país de burros, de los últimos países en educación, con una tasa de abandono escolar que asusta, y donde estamos volviendo a que la gente no sepa apenas escribir y mucho menos sumar.

Porque si yo digo "me gusta pensar, me gusta saber cosas", me miran raro, porque aquí está mejor visto ser un completo analfabeto. Y los de arriba contentos, así no piensas y votarás lo que te digamos y te venderemos lo que queramos..Todo ello sin que la televisión diga absolutamente nada, sin que nadie haga nada.

Eso sí, el fútbol y los toros que no falten, y el programa de marujeo, donde si se pegan, mejor. Un programa de callejeros o todos los que lo imitan, donde se vea gente drogándose y yéndose de fiesta, que eso da audiencia, y la audiencia es publicidad, y vende.

Y siempre es lo mismo, todo por dinero.

Nos estamos acostumbrando a ver muertes y asesinatos a sangre fría en televisión. Ya a casi nadie le escandaliza. Y aún tengo que aguantar que insinúen que la moral de los periodistas es superior, que es una profesión muy respetable, mientras los de la tele venden cada día sus principios por un punto de audiencia.Así que escribo esto. Siento haberme extendido mucho.

Si no te gusta, pues bórralo. Me da igual que lo reenvíes o que no. Sólo sé que alguien tiene que decirlo y que lo digo porque ya me han tocado los cojones.

Adiós Adagreed...

Malas noticias. Si estábais registrados en Adagreed, esa página en la que a cambio de ver anuncios publicitarios se van acumulando puntos que luego pueden canjearse por diferentes regalos, ya os podéis olvidar, al menos de momento. Por lo visto este modelo de hacer publicidad no le ha sentado demasiado bien a la empresa, dado el alto número de usuarios que se habían registrado (lógico; ¿a quién no le interesa obtener regalitos a cambio de ver anuncios por internet?).

Ya llevábamos varios días sin poder ver anuncios; al entrar en tu perfil, siempre te indicaba que tenías cero anuncios para ver. Tampoco actualizaban el blog interno de la página, en el que iban colgando las novedades y noticias. Y ahora, según nos cuentan en Diario crítico, Adagreed ha decidido cerrar temporalmente la página mientras decide cómo compensará a los usuarios afectados.

Como diría mi hermana, "my goz in a poz"...

15 de enero de 2010

¡Piénsatelo muy bien!


Cada vez lo tengo más claro: de todos los gestores de contenidos que he tenido ocasión de utilizar hasta ahora (a saber: Vignette, ContentServer, SharePoint, Documentum, Content Management Server, y últimamente también Drupal), no hay ninguno de ellos que sea apto para indecisos o cobardes.

Si tienes que crear cualquier contenido, más te vale tener claro desde el principio qué tipo de contenido es (no sea que por cualquier motivo luego haya que cambiar de tipo documental), qué contenidos lleva asociados y sobre todo en qué lugar quieres guardarlo para facilitar la tarea de recuperarlo después. A esto ayudaría bastante el hecho de saber con antelación ante qué contenidos estamos, la cantidad de ellos que hay y cómo se van a utilizar después; pero a las aves migratorias no siempre nos dejan llegar a tiempo a los proyectos, y eso después se nota...

Está claro que cada herramienta de gestión de contenidos tiene sus pros y sus contras, y que unas son más fáciles de utilizar que otras; unas tienen unas funcionalidades que otras no incluyen; unas son más intuitivas que otras a la hora de navegar a través de los contenidos y localizarlos... Pero el caso es que de momento no me he encontrado con ninguna que tenga todas las ventajas y ni uno solo de los inconvenientes. Va a ser cuestión de ponerse a pensar en ello...

Lo más leído

¡¡Gracias por venir!!