30 de octubre de 2011

El camarero sumiso

De todos es sabido que, en algunas zonas de España y también en algunos países de Hispanoamérica, se dan muy a menudo en el habla dos fenómenos lingüísticos bastante conocidos: el ceceo y el seseo.

Curiosamente, ambos fenómenos no siempre se limitan al habla, sino que a la hora de escribir, hay algunas personas que no tienen del todo claro cuál es la grafía correcta de ciertas palabras que llevan C o S. Así, nos encontramos con que ocurren cosas como esta:



Cuando a mi hermana le entregaron la cuenta en el bar de Sevilla donde estuvo hace unos días, lo primero que se le ocurrió fue que la había atendido un camarero de lo más manso...

19 de octubre de 2011

Vocablos nuevos...

Hacía ya bastante que no recogíamos un gazapo de la prensa; y no precisamente por falta de ellos, sino por falta de tiempo para dedicarnos más detenidamente a ponerlos en el blog... Esta vez, ha sido el diario El Mundo el afortunado "gazapeador", con una noticia que trata sobre personas con antecedentes de agresiones sexuales.

El titular de la noticia (resulta muy curioso cómo en tantísimas ocasiones se dan estos errores en los titulares, que es precisamente lo que llama más la atención de una noticia...) dice lo siguiente:



Está claro que o el redactor estaba aún dormido (la noticia ha aparecido sobre las 5 de la mañana) o que estaba el pobre con un poco de hambre y por eso se ha comido una letra. Lo que me pregunto ahora es cuál sería el verbo relacionado con esta nueva palabra... ¿Gredir?

2 de octubre de 2011

¿Acaso hay otra manera?

Ayer tuvimos ocasión de conocer, gracias a Merche, a un grupo de pintores que nos dejaron de lo más sorprendidas. Normalmente todos solemos encontrarnos por la calle, en las paredes, en las farolas o en las marquesinas de autobús, carteles en los que se anuncian ofertas de lo más variopinto, desde alquileres de pisos o habitaciones hasta publicidad de empresas de reformas, cerrajeros de urgencia o incluso notificaciones de mascotas perdidas o convocatorias de cursos para preparar oposiciones.

Pero el cartel de estos pintores supera con creces todo lo que habíamos visto hasta ahora. Sólo con ver la imagen, entenderéis perfectamente a qué nos estamos refiriendo.



No sabemos si es que trabajan mediante telequinesia, o si es que tienen alguna varita mágica como las que usan Harry Potter y su amigos (bueno, y sus enemigos también), o cuál será exactamente el misterio de su forma de trabajar. Pero la verdad es que nosotras todavía le estamos dando vueltas a si a lo mejor es que hay una manera de pintar casas que no sea mandando a los pintores allí...

Lo más leído

¡¡Gracias por venir!!