28 de diciembre de 2010

Esto suena a griego

Esta mañana, leyendo las noticias, me he indignado igual que cualquier otro consumidor más; el motivo no ha sido otro que la famosa subida de la luz que nos van a aplicar a partir de enero de 2011, es decir, ya mismo.

Y cuál ha sido mi sorpresa cuando al leer más detenidamente el texto que acompañaba a la noticia de El Mundo, he visto que había una palabra que no me sonaba de nada...




En el texto, entre otras cosas, se decía respecto a la subida que "muchos la califican de abusiva y de ser un desprópisto". He tenido que volver atrás y asegurarme bien de lo que estaba leyendo, porque eso del "desprópisto", si lo hubieran escrito en alfabeto griego, habría dado el pego seguro...

27 de diciembre de 2010

Aquí no se aclaran

Ya tocaba encontrar un gazapo que no fuera del periódico ABC, que últimamente están que lo tiran... Esta vez ha sido una noticia de El Mundo, cuyo titular (otra vez los titulares, que con lo que llaman la atención parece que no se los lee nadie antes de publicar...) dice lo siguiente:


Que no te masajeen ¡Qué te cosquilleen!

Se supone que cada noticia la redacta una sola persona, así que no entiendo muy bien que las dos oraciones sean del mismo tipo pero una la haya escrito correctamente y la otra no; y bueno, lo de no utilizar ningún signo de puntuación para separar las dos también es de traca...

Ya he visto más veces esto de ponerle tilde a "que" cuando en realidad no debería llevarla. Precisamente hace tiempo tuve una conversación con alguien del trabajo, que se empeñaba en decirme que le había puesto tilde a una oración así porque como era exclamativa, la tilde lo que hacía era darle más énfasis. Le estuve explicando que esa oración, por muchas exclamaciones que llevara, no era exclamativa sino desiderativa (del tipo "que te vaya bien", "que tengas suerte", etc.). Y creo que a quien ha redactado este titular le ha pasado lo mismo; lo que me sigue intrigando es por qué de dos oraciones ha acertado con una y con otra no... ¿Lo habrá hecho a voleo?

26 de diciembre de 2010

Cuadernos lusos (V): de Lisboa a Coimbra

Viernes 22 de agosto de 2008. Es nuestro último día en Lisboa, así que decidimos visitar un sitio que nos pilla justo en el otro extremo de la ciudad; desde allí pondremos rumbo a Coimbra.

El lugar elegido para visitar esta mañana es el Parque de las Naciones, el lugar donde se organizó la Expo de Lisboa de 1998; su principal atractivo es el famoso puente Vasco de Gama, el más largo de Europa con sus 17 kilómetros. Esta zona está llena de sitios donde poder tomar algo, además de tener una extensión bastante grande de lagos, puentes de madera y parquecillos, todo ello muy zen. También hay un funicular que te da un paseo sobrevolando el lugar; como para variar hemos sido madrugadores y aún está casi todo cerrado, decidimos hacer tiempo dando una vuelta por la "zona zen", y después nos montamos precisamente en el funicular. El trayecto no es demasiado largo ni tampoco demasiado espectacular, pero merece la pena pasar un ratillo de relax y contemplar las vistas desde la altura (que tampoco es demasiada, todo hay que decirlo).

En el Parque de las Naciones se siguen conservando los diferentes pabellones que se utilizaron en su día para la Expo, y uno de los más destacados es el que alberga el Oceanario. Junto a la entrada nos encontramos a la mascota del recinto, que creo recordar que se llama Vasco.

En el interior del oceanario nos pasamos una buena parte de la mañana, ya que el recinto es bastante grande y además eso de mirar peces, pingüinos, nutrias y otros animalillos marinos, e incluso pájaros de las zonas tropicales, es de lo más entretenido. El edificio del oceanario tiene tres plantas, que se encuentran divididas en diferentes secciones: cada una de ellas está dedicada a un mar o a un océano distinto, y en ellas podemos ver a las especies marinas correspondientes a la zona en concreto.

Entre recorrer todo el edificio, visitar todas las zonas, observar a todos los animales (en un par de recintos pudimos ver a los criadores dando de comer a los pingüinos y a las nutrias), hacer fotografías (están prohibidas con flash) y cómo no, visitar la tienda de regalos, que siempre están colocadas en el lugar más estratégico, se nos pasaron volando las tres horas que estuvimos por allí.Después de haber visitado el resto de lugares de Lisboa, la zona del Parque de las Naciones me llamó la atención porque contrasta muchísimo con las demás. Pero mereció la pena, y a mí fue una de las cosas que más me gustó.

Y después de la visita al oceanario, y un último garbeo por el parque para volver de camino al aparcamiento en el que habíamos dejado el coche, aquí terminó nuestro viaje por Lisboa. De camino hacia Coimbra, donde teníamos previsto llegar a última hora de la tarde, hicimos una parada técnica en Fátima; esta parada no estava prevista, pero como era ya la hora de comer y justo andábamos por allí, decidimos hacer un alto en el camino y de paso echar un vistazo por allí. Me quedé un poco sorprendida de ver la cantidad de gente que había, las colas para comprar velas, los peregrinos que recorrían todo el recinto (que es bastante grande) de rodillas hasta llegar al sitio donde está la imagen de la virgen de Fátima... Será que no estoy acostumbrada a estos espectáculos.

A última hora de la tarde, como habíamos previsto, llegamos al hotel Bragança de Coimbra después de dar unas cuantas vueltas porque la gente a la que preguntamos no tenía ni idea de cuál era la calle en la que estaba... Decidimos darnos una pequeña vuelta por la ciudad, aprovechando que el hotel está en pleno centro; buscamos un sitio donde cenar y nos vamos a dormir temprano, que en Coimbra sólo pasaremos una noche y al día siguiente hay que ver unas cuantas cosillas...


Fotografías: Juan Martínez Jarque

24 de diciembre de 2010

14 de diciembre de 2010

¡Qué ordinariez!

Supongo que a estas alturas casi todos habremos oído ya hablar de la que se lió en el concierto de Lady Gaga de hace unos días en el Palacio de los Deportes de Madrid. Nada menos que unas 400 entradas falsas fueron vendidas en diversas páginas web dedicadas a la reventa...

Pues bien; hoy leo (únicamente a través de Google Reader, porque incomprensiblemente, al entrar en el enlace que lleva a la noticia completa no se ve la metedura de pata):




Si leemos las dos últimas líneas del texto que aparece bajo la fotografía que acompaña al resumen de la noticia, veremos lo siguiente:

"el número de localidades falsificadas difícilmente superará las 400 por la dificultad de colocación que tan basta cantidad de entradas tiene por vías no..."

Claro, si es que a quién se le ocurre comprar entradas "bastas" y ordinarias; no me extraña que no les hayan dejado acceder al Palacio de los Deportes. Yo que pensaba que cuando un número (de entradas o de cualquier cosa) era grande se le llamaba "vasto"... Igual estaba equivocada y resulta que basto y vasto son sinónimos ahora...

11 de diciembre de 2010

Cualquier día me mudo aquí

Hace algo menos de un año, concretamente la semana de Nochevieja, la pasamos fuera de Madrid; ya habíamos hecho lo mismo el año anterior y como nos gustó la experiencia, decidimos repetir. Esta vez le tocó el turno a Cantabria, concretamente a la zona más o menos cercana a Santillana del Mar.

Uno de los días estuvimos de excursión por Comillas. Y paseando por allí, mientras nos dirigíamos hacia la parte alta de la ciudad, no pude evitar fijarme en una placa en la que se veía el nombre de una de las calles:




En realidad el nombre correcto de la calle es "La Moría", pero como hay gente por el mundo que tiene la manía de no poner tildes en las mayúsculas, yo leí directamente "La Moria". Y claro, como no podía ser de otra manera, me acordé enseguida de la famosa escena de la batalla de las Minas de Moria, de El señor de los anillos; es que hay cosas que no se pueden evitar...

Por cierto, creo recordar que en la localidad asturiana de Llanes también hay una calle con el mismo nombre, y aunque la placa es de las metálicas, azul con letras blancas, tampoco le pusieron la tilde. Ahora tengo la duda de si mudarme a Comillas o a Llanes; qué dilema...

Lo más leído

¡¡Gracias por venir!!