6 de agosto de 2013

Cuadernos itálicos (III): Roma, día 2

Miércoles, 18 de agosto de 2010. Nos levantamos temprano y vamos en metro hasta la estación de Cavour; después de subir unas escaleras que me dejan con la lengua fuera, llegamos a la piazza de San Pietro in Vincoli, donde hay varios vendedores preparando sus tenderetes. Enseguida todos te preguntan si vas a ver el Moisés de Miguel Ángel, así que supongo que estarán hartos de indicarles a los turistas dónde está la iglesia de San Pietro in Vincoli (aunque en realidad no hace falta porque está justo delante).

El Moisés era una de las cosas que más ganas tenía de ver en Roma; siempre me queda la duda de si me gusta más Miguel Ángel o Bernini, y por más que lo pienso no consigo decantarme por uno de los dos. Me gustan tanto sus esculturas que no sabría con cuál de ellas quedarme. Eso sí, el Moisés impresiona porque es tan real que si te lo quedas mirando parece que se vaya a levantar en cualquier momento; es increíble el nivel de detalle: el gesto medio serio, los tendones, los músculos, la túnica que parece de tela de verdad... Es increíble cómo de un trozo de piedra se puede sacar algo así. En esta misma iglesia se conservan también las supuestas cadenas de San Pedro, que se dice que llegaron en dos partes y cuando se volvieron a acercar se unieron ellas solas de manera milagrosa. Están expuestas justo debajo del altar.

Muy cerca de aquí se encuentra el lugar que visitamos a continuación: el coliseo, otro de los sitios que tenía muchas ganas de ver. Aquí no hace falta esperar, no sólo porque llegamos temprano sino porque la cola que hay es para los que van "por libre", y en la cola de los que llevan Roma Pass no tenemos más que tres o cuatro personas delante. El coliseo me pareció espectacular, y sobre todo enorme; sabía que era grande pero no pensé que tanto. Una vez dentro, podemos ver una mini exposición con algunas armas y vestimentas que llevaban los diferentes tipos de gladiadores. También paseamos por las gradas; de la arena, zona donde luchaban los gladiadores, se conservan únicamente los pasillos subterráneos; en cualquier caso, lo hemos visto ya tantas veces en tantas películas que estando allí te puedes imaginar perfectamente cómo debían de ser las luchas. Escalofriante...


Justo al lado del coliseo está el arco de Constantino, que se construyó en honor a la victoria de este emperador en la batalla del puente Milvio. Dejando a nuestra espalda el coliseo y el arco de Constantino, encontraremos de frente las indicaciones hacia el palatino. Se supone que aquí es donde Rómulo mató a Remo y fundó Roma, allá por el año 753 a.C. Hoy día es una zona bastante chula, en la que se conservan unas cuantas ruinas de las antiguas mansiones aristocráticas, ya que este era el barrio más elegante de la Roma antigua. Los lugares más destacados del palatino son la domus Augustana (un palacio de dos alturas, desde el cual se puede apreciar el tamaño colosal del circo massimo), un estadio que los emperadores utilizaban para eventos particulares, las termas de Settimio Severo (de las cuales se conservan muy pocos restos), el museo palatino (que alberga una gran cantidad de objetos hallados en la zona, algunos incluso del Paleolítico), la domus Flavia (construida sobre edificios anteriores, entre los que destaca la casa de los grifos, llamada así por un relieve estucado que representa a dos de estos animales fantásticos), las casas de Livia y Augusto y los orti farnesiani, uno de los primeros jardines botánicos de Europa.


Al lado de los orti farnesiani ya se ve el foro romano, el más antiguo y el más grande de todos. Sus orígenes fueron una necrópolis etrusca, después se usó como foro, como tierra de pasto y hasta como inspiración para artistas y arquitectos. El paseo por el foro y algunos de sus edificios mejor conservados (el templo de Antonino y Faustina, el arco de Tito) me gusta bastante, aunque ya es casi mediodía y empieza a apretar el calor de verdad. Vemos por allí, entre las ruinas, a unos arqueólogos atareados y la verdad es que me da hasta agobio el sofocazo que deben de estar pasando los pobres, ahí a pleno sol...

Desde aquí cruzamos al otro lado de la calle y llegamos al foro de Trajano, del que sólo quedan unos pocos restos, y la columna de Trajano, decorada con relieves que relatan las batallas contra los ejércitos dacios. Un poco más lejos están los mercados de Trajano.

Seguimos andando y llegamos a la piazza Venezia, dominada por el edificio llamado Vittoriano, al que por su forma lo llaman también "máquina de escribir". Se construyó para honrar a Víctor Manuel II y a la Italia unificada, y hoy alberga la tumba del soldado desconocido y el Museo Centrale del Risorgimento. Este edificio lo vemos únicamente por fuera, y después cogemos un autobús de nuevo hasta la piazza della Repubblica donde, esta vez sí, podemos entrar por fin a la iglesia de Santa maria della Vittoria. Por fuera, esta iglesia barroca es bastante sencilla; en realidad, la mayoría de la gente la visita para poder admirar su obra estrella, la escultura éxtasis de Santa Teresa de Bernini. Y efectivamente, puedes quedarte un buen rato extasiado viéndola; de hecho, yo tardo en poder quitarle la vista de encima para dedicarme a observar también el interior, y la verdad es que me habría perdido las maravillosas pinturas que adornan los techos de esta iglesia.


Después de hacer un hueco para comer y acercarnos al hotel a recoger el coche para ir a visitar al famoso gommista que nos iba a cambiar la rueda, cogemos de nuevo el metro hasta la estación de Flaminio para llegar a la piazza del Popolo. Justo al entrar en la plaza, a mano izquierda, se ve la iglesia de Santa Maria del Popolo, que casi todo el mundo visita para ver los dos cuadros de Caravaggio que se exhiben junto al altar mayor. De nuevo en la plaza, justo al fondo, se ven dos iglesias barrocas: Santa Maria dei Miracoli y Santa Maria in Montesanto. En el centro de esta plaza hay un obelisco que trajo el emperador Augusto de la antigua Grecia. Dejamos a nuestras espaldas las dos iglesias barrocas y, bajando por la via del Corso, llegamos a la intersección con la via dei Condotti, una de las famosas calles de compras en Roma. Tomando a la izquierda la via dei Condotti, llegaremos a la piazza di Spagna, esta vez a la parte baja de la famosa escalinata que hemos visto el día anterior desde la iglesia de Santa Trinitá dei Monti. Aquí estamos un rato sentados en plan relax, en la fuente del naufragio o barcaccia, que se atribuye al padre de Bernini. Después de pasar de nuevo por la fontana di Trevi, vamos hasta la piazza Barberini para coger el metro de vuelta al hotel, no sin antes echar un vistazo a la fontana del Tritone y a la fontana delle Api.

4 comentarios:

  1. Me quedo con el paseo por el Foro Romano de tu ruta del día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un paseo de lo más agradable a pesar de los calores.

      Eliminar
  2. Hola Espe guapa
    Después de unos meses hoy vuelvo de nuevo y os abro mi corazón y mi ventana bloguera.
    Te mando un abrazo muy grande y seguimos en contacto
    Besotes
    M.Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola!! Me alegro de verte de nuevo por aquí. Besotes también para ti. :-)

      Eliminar

¿Qué te ha parecido? Dinos lo que piensas.

Lo más leído

¡¡Gracias por venir!!