2 de octubre de 2011

¿Acaso hay otra manera?

Ayer tuvimos ocasión de conocer, gracias a Merche, a un grupo de pintores que nos dejaron de lo más sorprendidas. Normalmente todos solemos encontrarnos por la calle, en las paredes, en las farolas o en las marquesinas de autobús, carteles en los que se anuncian ofertas de lo más variopinto, desde alquileres de pisos o habitaciones hasta publicidad de empresas de reformas, cerrajeros de urgencia o incluso notificaciones de mascotas perdidas o convocatorias de cursos para preparar oposiciones.

Pero el cartel de estos pintores supera con creces todo lo que habíamos visto hasta ahora. Sólo con ver la imagen, entenderéis perfectamente a qué nos estamos refiriendo.



No sabemos si es que trabajan mediante telequinesia, o si es que tienen alguna varita mágica como las que usan Harry Potter y su amigos (bueno, y sus enemigos también), o cuál será exactamente el misterio de su forma de trabajar. Pero la verdad es que nosotras todavía le estamos dando vueltas a si a lo mejor es que hay una manera de pintar casas que no sea mandando a los pintores allí...

3 comentarios:

  1. jajajaja, me encanta!!! Desde luego como maniobra publicitaria es la caña, porque llamar la atención sí la llama!!!

    ResponderEliminar
  2. Je, je... No sé, igual es que desmantelan la casa, se la llevan a su taller y luego la vuelven a montar...

    ResponderEliminar
  3. matiba, LAKY: Sí que llama la atención, sí. Lo de desmantelar la casa podría ser, pero entonces a domicilio sería sólo el traslado, no la pintura. Qué dilema existencial...

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido? Dinos lo que piensas.

Lo más leído

¡¡Gracias por venir!!