1 de diciembre de 2014

25 años no son nada...

Todo empezó con un mensaje que recibí, de una excompañera de instituto, el pasado mes de octubre: "Espe, se está preparando en el Amorós una reunión de antiguos alumnos para celebrar que este 2014 hace ya 25 años que los de nuestra promoción terminamos COU. Anímate, que va a estar genial. Si quieres, pide también que te incluyan en el grupo de Whatsapp; es una locura pero mola. Besos, Elena".

Después de leer ese mensaje, un montón de recuerdos se agolparon en mi cabeza. Ya no queda prácticamente ni rastro de la chica tímida que era cuando, con 14 años y totalmente atemorizada, llegué por primera vez al colegio Amorós un mes de septiembre de 1985 (en realidad estuve atemorizada muchísimo tiempo más, gracias a unos cuantos de mis compañeros de clase que aprovecharon que no terminaba de adaptarme; aunque como diría Michael Ende, esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión). Aun así tenía mis dudas de si debía acudir a la cita o no. ¿Se acordarían de mí mis compañeros? ¿Qué pasaría cuando viera a todos aquellos con los que no había tenido ningún contacto en estos 25 años? ¿Me costaría tanto como entonces relacionarme con ellos de nuevo? Como me habían dicho que el plazo para apuntarse acababa en unos cuantos días, decidí confirmar en principio mi asistencia; si después en algún momento cambiaba de idea, pensé que siempre tendría tiempo de poder echarme atrás...

A los pocos días recibí la notificación de que me habían agregado al famoso grupo de Whatsapp; y ahí empezó la locura. El administrador nos dio la bienvenida a los recién llegados, saludé tímidamente a mis antiguos compañeros y, a partir de ese momento, todo fue sobre ruedas. Efectivamente, aquello era de locos y hubo algún día en el que llegamos a enviar y recibir más de 1.000 mensajes entre textos varios, fotografías nuestras actuales y de hace 25 años, de hijos y sobrinos, de cielos, nubes, amaneceres y atardeceres desde nuestros respectivos lugares de trabajo, e incluso un cartel que el hijo de una de mis compañeras diseñó para la ocasión...


Fueron unas semanas frenéticas, en las que dejabas el teléfono móvil abandonado un rato y a veces se hacía imposible ponerse al día para conseguir leerlo todo; pero fue en aquellos momentos cuando empecé a tener la sensación de que estaba hablando con amigos de toda la vida, compartiendo confidencias como si hubiéramos hablado ayer por última vez. Me sentí tan arropada por todos (qué sensación tan distinta a la que sentía en la época del colegio) que durante esos días decidí que no había ninguna duda: tenía que animarme a estar allí con todos ellos el 29 de noviembre.

Y por fin llegó el día. Quedé para desayunar con una antigua compañera de EGB, porque su marido había estudiado conmigo en el Amorós y habíamos decidido ir juntos; pero estaba tan nerviosa que casi no pude concentrarme en lo que hablamos mientras desayunábamos. Cuando aparcamos en el colegio vimos que llegaban andando dos compañeros, Begoña Barreira y Javier Casallo, los primeros a los que saludé. Y el abrazo que nos dimos Begoña y yo fue tan cariñoso y tan efusivo, que por un instante me sentí completamente idiota por haber dudado de si me encontraría a gusto allí... Después, ya en la puerta del colegio, hubo momentos de saludos, de abrazos, de recordar nombres y ponerles cara, de dirigirnos algunos nuestras primeras palabras (en el instituto éramos muchas clases y algunos no llegamos a coincidir nunca)...

Nos reunieron a todos en un aula, junto con algunos de nuestros antiguos profesores, y el director se presentó, nos mostró un vídeo con una recopilación de fotografías que inmortalizaban diferentes momentos de nuestro paso por el colegio, y por último nos pidió que de forma muy breve nos presentáramos al resto de compañeros y que indicáramos qué era lo que más nos había marcado de nuestra época de estudiantes allí. Cuando empecé a escuchar a los demás no sabía muy bien qué podría decir, porque mis recuerdos de aquellos años no eran especialmente buenos; pero enseguida tuve claro, y así lo dije cuando llegó mi turno, que a pesar de esos recuerdos estaba totalmente feliz de haberme animado a compartir ese día con todos.

Tras la foto de rigor en la puerta principal del colegio, nos organizamos para ir desde allí al sitio donde habíamos decidido comer. La verdad es que no le prestamos demasiada atención a la comida porque estábamos todos igual de emocionados y se nos pasó el tiempo volando entre charlar con nuestros compañeros de mesa, pasearnos por el local para hablar con unos y con otros, hacernos fotos, repartir los regalos del amigo invisible, acompañado de un póster con nuestras fotos del antes y del ahora... Mi amigo invisible, por cierto, tuvo una puntería enorme porque me regaló una bufanda que por supuesto viajará conmigo a Moscú el próximo mes de enero.

En este rato de comida y sobremesa fue cuando más tiempo tuve de hablar con mis compañeros, aunque no tanto como me habría gustado porque éramos casi 80 y fue imposible hacerlo; recordamos muchas anécdotas, muchos detalles, y algunas cosas mías que jamás imaginé que alguno de ellos sería capaz de recordar después de tantísimo tiempo. Yo que pensé que en aquella época había pasado totalmente desapercibida en el colegio, llegué a emocionarme cuando alguien me dijo que durante todos estos años había tenido en su corazón un hueco para todos, incluida yo... Y aunque fueron momentos muy divertidos por un lado, y emocionantes por otro, me quedo con uno que fue para mí el más especial de todos; no solo por la charla que tuve con este compañero, sino por el gesto tan bonito que tuvo conmigo cuando nos hicieron esta foto juntos. Eso sí que me emocionó ya del todo...


Como colofón, fuimos a tomar algo a uno de los bares cercanos al colegio. Al final hubo problemillas técnicos y el karaoke que varios compañeros habían estado preparando durante semanas no pudo ser, pero lo pasamos genial y de hecho algunos acabaron el encuentro de antiguos alumnos a la mañana del día siguiente...

Me resulta imposible expresar mejor el auténtico torrente de emociones que todos experimentamos el sábado, pero estoy segura de que los que estuvieron allí lo entenderán perfectamente. Muchas gracias, a todos ellos, por haberme hecho pasar un día que no olvidaré jamás, y sobre todo por haberme hecho darme cuenta de que en realidad siempre pertenecí a esta gran familia "amorosiana", aunque me haya costado 25 años sentirlo de verdad, y verlo con mis propios ojos...


2 comentarios:

  1. qué chulo , me alegro que fuese tan emocionante !un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, fue un día genial.

      Eliminar

¿Qué te ha parecido? Dinos lo que piensas.

Lo más leído

¡¡Gracias por venir!!