22 de noviembre de 2015

Oh, mon Dieu!!

Vamos a ver, que ya me estoy poniendo un pelín nerviosa... Estoy escuchando y viendo en un canal de noticias a un señor que dice ser experto en muchas cosas y está el hombre muy serio diciendo que la culpa de los males del mundo la tengo yo. Así, tal cual, oiga. ¿Yo y yo misma, como seres malvados nacidos en occidente, somos responsables de que una panda de tarados drogados se hayan dado tres paseos por París matando gente? Oiga, que no; ya le digo yo a usted, señor experto, que no.

El señor insiste en la teoría de la maldad de Occidente y la sustenta en que todo tiene su origen al crear a golpe de regla y cartabón los países de Oriente Medio por el malvado occidente que, por eso y muchas maldades más que hoy no tocan, está recibiendo lo que merece por mezclar etnias y creencias religiosas en territorios árabes y blablabla. Expolio occidental, malvado Occidente... Vamos, que les resumo: que todo el mundo es bueno menos usted, estimado lector, y yo y yo misma, porque somos "malvados occidentales".

¡Venga ya, estoy hasta los pelos de las cejas del mantra de "malvado Occidente"!

Al señor experto este se le "olvida" decir o preguntarse qué es, por ejemplo, Francia como estado. ¿Qué tienen en común, como seres vitales individuales, un señor de Pas-de-Calais, norte de Francia, con otro señor de Toulon, sur de Francia? Pues apenas nada y durante siglos ni se hubieran imaginado sus ancestros que acabarían pagando los mismos impuestos bajo misma bandera. Y ¿no es precisamente el concepto de civilización, por el que llevamos siglos luchando, la convivencia o tratar de llegar a una convivencia pacífica a pesar de los contrastes de etnias y demás conceptos antropológicos? Sabemos que no es perfecto ni fácil, pero oiga, se intenta.

Porque usted oye al señor experto en todo y tal parece que los países europeos, es decir, el "malvado Occidente", están "hechos" por un ser divino, sabio, justo (y pelín racista), ya que ha puesto a los franceses en Francia y no en Alemania, a los alemanes en Alemania y no en Italia, y a los italianos en Italia y no en Polonia. Y que es así porque todos los italianos son iguales, todos los alemanes son iguales y todos los franceses son iguales; y, por tanto, y gracias a vivir los franceses en Francia y no en Italia, y los italianos en Italia y no en Dinamarca, esto de Europa es una pacífica balsa de aceite de amor y paz y destinados tales estados igualitarios y uniformes a una idílica fraternidad para siempre jamás.

Pues va a ser que no, ya lo sabemos.

Europa se construyó como se construyó y fue ardua labor, y ni se lo voy a contar a ustedes que seguro que lo saben y, en todo caso, para algo están los libros de historia. Pero de lo que no se percata el señor experto en tantas cosas es de que, al decir que la construcción de los países de Oriente Medio, en que en un mismo espacio geográfico se cometió el "tremendo error" de mezclar distintas etnias y conceptos religiosos y eso es lo que trae tantos problemas inacabables en la zona, eso, señor experto en tantas cosas, es darle la razón a Donald Trump y a Antonio Recio en lo de "yo no soy racista, soy ordenado. Si Dios nos separó en continentes, por algo sería.". Creo recordar que Hitler tampoco era nada partidario de la convivencia pacífica de mezclas raciales y culturales...

Por lo que tenemos que el experto parece que no se está dando cuenta de que, culpando de todo al "malvado Occidente", está poniendo a los ciudadanos de esos países de Oriente Medio de incivilizados racistas, incapaces de vivir juntos por no ser de la misma etnia y concepto religioso. Lo cual, dicho sea de paso y aunque no creo que sea la intención del "experto", no deja de ser verdad. Si el problema de Oriente Medio es que en el mismo país no saben, no quieren y no les da la gana convivir distintas etnias y religiones y no están dispuestos a dejar de matarse entre ellos tras décadas y décadas de convivencia que ni quieren ni aceptan, pues eso tiene un nombre y es racismo y segregación. Lo de toda la vida en todas las partes del mundo hasta que llega el momento, aunque sea por puro agotamiento, en que se acepta que mejor convivir que matarse.

Por tanto, menos rollo con el "malvado Occidente", que en todos sitios se cuecen habas racistas y xenófobas, y los musulmanes en concreto llevan siglos matándose entre ellos ¡y sin la ayuda de nadie! Porque desde el comienzo de su propia historia están discutiendo y peleando sobre quién es o quiénes son los descendientes legítimos del profeta. Le recuerdo al experto que Abderraman I llegó a la Península Ibérica como único superviviente de la masacre de toda su familia por sus propios coetáneos musulmanes. Y en aquel entonces, ni existían Francia, Alemania o Italia ni nada parecido al "malvado Occidente", que bastante ocupados estaban por tierras europeas con otros menesteres que eran, sobre todo, matarse entre ellos mismos y a quien se acercara de otros sitios. Y eso mismo que les pasa ahora a los musulmanes, de pelearse por todo y contra todos, es algo que por estos lares ya lo hemos pasado y aún seguimos en ello, aunque de forma diferente. Si antes era la religión o los botines de guerra, ahora todo es discutir, en el "malvado Occidente", que yo tengo RH negativo y tú no, que yo como fabada y tú té con limón, que patatín y patatán, que es que el ser humano si no pelea por algo se aburre e inventa lo que sea por matar, humillar, defenestrar y machacar al vecino.

Esa es la historia de la humanidad, de TODA la humanidad.

Y cuando los "malvados occidentales" ya estábamos tratando y casi consiguiendo lo de mal disimular y desterrar en lo posible esas ganas ancestrales y antropológicas de cargarnos todo lo que no fuera "lo nuestro", pues éramos pocos y parieron los líos orientales del mantra "¡malvado Occidente, pagaréis por vuestro desprecio!" y vamos de listos pero somos más tontos que las piedras porque ¡nos lo creemos!
¡Como si los "occidentales" fuésemos una masa compacta y acorde sin fisuras de iguales ideas! ¡Es que si la cosa no fuese de tan graves consecuencias, sería un mal chiste! ¡Como si antes de la llegada de los "occidentales" a cualquier sitio todo fuera el dulce paraíso terrenal de todo amor y paz... Es que... De verdad... ¡Lo que hay que oír! ¡Como si la cultura oriental hubiera estado quietecita sin moverse ni expandirse nunca y fuese un prodigio de paz y amor, amosnomejodas!

Mire usted, señor experto en muchas cosas, usted es muy libre se sentirse culpable de lo que quiera y le apetezca pero, en este tema concreto que hoy nos ocupa, ya le advierto de que nadie de mi familia participó en la distribución del territorio del extinto Imperio Otomano en distintos países. Nadie. Se lo aseguro y, de hecho, le informo de que he sido la primera y hasta ahora la única que de toda mi estirpe familiar ha puesto un pie en territorio de Oriente Medio donde, efectivamente, el tan alabado concepto por estos occidentales lares de "sociedad multicultural" como ejemplo de civilización, brilla por su completa ausencia pues los únicos seres "multiculturales" que se podía usted encontrar por allí... éramos los integrantes de variadas nacionalidades llevados de un lado para otro como panda de turistas pardillos, como una servidora que no tiene reparo en confesar que tiene mucho vicio con eso de viajar, pero le aseguro que ni trafiqué con petroleo, ni con drogas ni con seres humanos, ni insulté ni maté a nadie ni me dio por pasar el rato quemando mezquitas o sinagogas; por no hacer es que ni compré nada, pues lo del regateo me da tanta pereza como dolor de cabeza y ni a los puestos de souvenirs me acerqué. Total, ¿pa qué, si casi todo es made in China? China, otro ejemplo claro de otra sociedad donde la "multiculturalidad" y eso de "los derechos humanos" les da mucha risa pero no por ello paramos de comprarles, y compramos con mucha alegría y cero remordimiento, todas esas porquerías, imitación de nuestras propias porquerías "occidentales", que ellos producen sin parar.

Con esto ¿qué quiero decir? Pues que se abstenga, señor experto, y otros "expertos" como usted, en echarme a mí la culpa de las desgracias de la vida y sobre todo de las que causan los tarados del mundo a los que les da por drogarse y matar gente. Bajo ningún concepto se lo voy a consentir, que hasta ahí podíamos llegar. Porque a las buenas ya no soy muy simpática pero a las malas pues no va a ser usted, señor experto, el único que pueda decir cosas.

Que digo yo que si este experto y otros tantos en tantas cosas saben de los problemas del mundo, causas, origen y consecuencias, ¿qué demonios hacen perdiendo el tiempo en un programa de la tele o escribiendo libros? ¿Cómo es que no están en el meollo del conflicto solucionándolo todo? Es que no puedo con los "expertos" televisivos , esos expertos "de todo" que dan pretendidas lecciones magistrales señalando culpables con dedito acusatorio... Como si ellos fueran seres inmaculados de otro planeta destinados a no se sabe qué labor divina cuando, sobre todo, su labor más señalada es la de estar sentados en sus despachos y cobrando un sueldo por pensar mucho e ir a la tele a contarlo y hablar de su libro. Entonces va a ser que yo también soy "experta", aunque sea de andar por casa, porque pensar pienso muchísimo; ¡es un no parar de pensar lo mío! Es que no se lo pueden ni imaginar lo mucho que yo pienso, que hasta dormida pienso ¡y hasta acierto algunas veces! Pero ¿solucionar problemas del mundo? Cero.

Ergo, soy una experta.

Y si salir por la tele es lo que da pedigrí de "experto", eso se arregla pronto porque monto un canal propio en Youtube que lo van a ustedes a flipar. ¿La Maru contando en Youtube todo lo que piensa? Es que ni Fidel Castro ni Hugo Chávez con sus discursos de siete horas, ¡eso no es nada!; aquí servidora puede estar catorce horas diarias y seguidas hablando sin parar, se lo aseguro. Y arreglar no iba a arreglar nada, pero en eso parece que consiste en ser "experto de todo": hablar mucho y no arreglar nada. Y encima cobrar por ello.

Malvados no se si seremos los "occidentales" pero tontos somos un rato, que entre discutir quién es el más listo y la adoración a los futbolistas y a los "expertos", así nos luce el pelo.

5 comentarios:

  1. A LOS MUY BUENOS DOMINGOS, tengan vuesas mercedes!!! Pues mira, gran parte de tu texto lo firmo ya. Y empezaré resumiendo mi declaración de intenciones: HASTA LOS COJONES DE TANTO GILIPOLLAS.

    Cierto, si Occidente huele a descomposición interna es, en gran medida, por estos cafres que, a la chita callando y como dejándolo siempre escrito entre líneas a modo de acusación velada... opinan que la culpa la tenemos nosotros, sí, nosotros. Y además nos creen "insensibles con el sufrimiento humano" si defendemos claramente las costosas y largas mejoras en cuanto a la dignidad humana se refiere que han llevado a cabo nuestras sociedades a lo largo de siglos. Pero esa gente, que lamentablemente abunda mucho, quizá demasiado, también en este mundo de la red, lanza sus filosofadas de salón y sus autoflagelamientos desde la comodidad de sus casas (por cierto, habría que preguntarles si han acogido ya a alguna familia de refugiados, o si tienen dos viviendas, han cedido ya alguna de ellas para ellos o para algunos menesterosos de aquí mismo que andan sin techo) Hipócritas.

    Pero nada, ya sabes cómo se las gastan los progres: "si nos matan es porque algo les habremos hecho". GILIPOLLAS.

    Un besazo y muy buen domingo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esa boca, tabernero! Se la voy a lavar con estropajo, menudo lenguaje me gasta usted, jajajajaja. Pero en fin, la verdad es que lleva más razón que un santo... Feliz domingo también para vos, ea.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. El mundo este es pura locura , es que ni para la más extraña película de ciencia-ficción a nadie se le ocurría juntar tanta estupidez como poner en el mismo escenario la ciencia que avanza por saber si hay o hubo o habrá vida en Marte y todo el avance tecnológico que se consigue con tal conquista del conocimiento y , a la vez , a tantos con mentalidades nostálgicas de volver a las masacres de la Edad Media ( pero no sin teléfono móvil , wifi y un kalashnikov) n´est pas?, si fuera una película , sería muy mala y aburrida , pero como es la realidad resulta todo ridículo y trágico .Si hay vida en otros planetas y nos están viendo , seguro que tampoco entienden nada y dirán eso de " están locos estos terrícolas" !. Merde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya solemos decir eso de que la realidad supera a la ficción...

      Eliminar

¿Qué te ha parecido? Dinos lo que piensas.

Lo más leído

¡¡Gracias por venir!!